Posiciones del bebé cuando duerme

Posiciones del bebé cuando duerme

Acostar a nuestro bebé implica muchos elementos a tener en cuenta, como el horario, la alimentación en medio de las noches, los desvelos, el acondicionamiento de la cuna y las posiciones más idóneas durante su sueño.

He aquí te damos algunos consejos sobre las mejores posiciones en que debemos acomodar a nuestro bebé mientras duerme.

 

La postura más idónea

Mientras duermen, los bebés tienden a moverse mucho, por lo que es normal que al despertar se encuentren en una posición totalmente diferente a la inicial. Este es siempre un aspecto que debemos tener presente, pero que no influye en la necesidad de colocarlos en la postura adecuada al acostarlos.

Los especialistas recomiendan acostar a los bebés boca arriba con la cabeza ladeada, para evitar el llamado síndrome de la muerte súbita del lactante, asociado principalmente a una postura boca abajo en la que el bebé corre el riesgo de una falla respiratoria por falta de oxígeno.

Una postura inclinada o de lado es a veces cómoda para nuestro bebé, pero debe adoptarse con mucho cuidado pues, al ser tan inestable, puede conducir a que el bebé termine boca abajo. Se recomienda usar la manito del nene para dar estabilidad a esta posición o mantener la postura con alguna pequeña elevación en el colchón o una almohada de lactancia.

Aunque colocar al bebé boca arriba es lo recomendable, algunos niños presentan determinados problemas respiratorios o gástricos que se ven empeorados con esta posición. En tales casos, siempre es importante escuchar las recomendaciones del especialista y sopesar los riesgos de cada posición antes de tomar una decisión.

Siempre que acostemos a nuestro bebé debemos procurar que no se encuentren objetos en la cama que puedan incomodarlo, como almohadas o juguetes, y que la ropa que lleve sea ligera para evitar que la incomodidad lo haga moverse durante la noche. Colocarlos boca arriba, en una posición estable, evitará complicaciones mientras duerme.