Mi bebé no quiere dormir la siesta: claves y consejos

Mi bebé no quiere dormir la siesta: claves y consejos

Es normal que tu bebé no quiera dormir la siesta. Esto se debe a que no quiere perder tiempo en conocer tantas cosas que lo rodean, aún teniendo sueño.

También sucede, por instinto natural, que el bebé comienza a tomar conciencia de una voluntad propia: entonces quiere decidir cuándo dormir o no. Aquí te ofrecemos algunas claves y consejos sobre cómo lograr dormir al bebé durante las horas de la siesta.

 

Claves y consejos para que tu bebé duerma la siesta

En primer lugar, debes hacer distinguir al bebé entre la siesta y dormir de noche. Para ello, permite que escuche el ruido ambiente de tu hogar cuando duerma durante el día. Se recomienda también que haga la siesta en el mismo lugar en el que dormirá en la noche. Todo esto le permitirá adaptarse a un ambiente y un espacio determinados.

Otro consejo que debes tener bien en cuenta consiste en respetar la rutina propia del niño, en vez de adaptarlo a una que tú misma desees, lo que es un error bastante frecuente en la crianza de los niños. Tú solo debes contribuir a que duerma cuando se muestre visiblemente cansado. Podrás darte cuenta cuando comience a frotarse los ojos o se tienda en el suelo.

En esos casos, debes hacerle sentir que la siesta no es una imposición tuya, sino una necesidad natural indicada por su cansancio. Entonces debes conducirlo a la cuna, sin mostrarte molesta o alterada, por más predisposición que muestre tu bebé. Cuando tu bebé elija así su propio horario de siesta, tú deber será hacer que lo cumpla diariamente.

Es muy probable que tu bebé comience a sentir sueño después del almuerzo. Puedes tratar que su horario de almuerzo sea lo más alejado posible de la noche, para que su siesta también lo sea. De este modo lograrás que pueda dormir en la noche sin ningún inconveniente.